Obrar – Hacer. Diferencias

junio 24, 2008

Questio: para que una persona cambie su ser en Cristo:

  1. no tanto hacer muchas cosas como contemplar belleza
  2. no dedicarse solo a dar, quizá mejor saber recibir los dones de Cristo.

En el libro “La transformación en Cristo” de Hildebrand, capítulo “La Tarea en nosotros mismos” dice:

…poner en claro que la más profunda acción sobre nuestro ser habitualmente no parte de cosas que nos proponemos en aras de nuestra transformación sino de aquellas a las cuales nos rendimos por el valor que tienen en si mismas, y de las cuales irradia, a manera de don, una acción transformadora…”Con la contemplación de lo bello crecen las alas de nuestra alma” (Fedro,249)

En el libro Cooperadores con la Verdad del Cardenal Ratzinguer

En la religión ocurre otro tanto, hasta el punto de que lo esperamos y confiamos todo a nuestra propia obra, de suerte que, con nuestras maniobras y empresas de todo tipo, no advertimos el verdadero misterio de nuestro crecimiento interior ante Dios. Sin embrago, en lo religioso recibir es tan importante, al menos, como hacer


Pobreza: El hacer fundamenta el tener

mayo 28, 2008

La idea central de ésta clase está copiada del libro: “Antropología de la acción directiva” Capítulo IV. Autores: Leonardo Polo, Carlos LLano.

Entre el tener, el hacer y el ser hay una relación de fundamentación:
El ser fundamenta el hacer y el hacer el poseer, y no al revés. No soy lo que poseo.

Significa:
La regla de oro de un empresario es tener exclusivamente lo necesario para lo que debe proponerse hacer, es decir, que no le sobren recursos dinerarios; si sobran, ha de invertirlos cuanto antes. En una Empresa hay que aumentar la capacidad de hacer. Al empresario no le puede sobrar el dinero (para comprarse un yate, o algo semejante); debe tener lo necesario para hacer, y hacer de acuerdo con lo que él quiere ser. Por tanto hay una peculiar sobriedad en el empresario.

Un cristiano puede tener 3 mentalidades: la del Empresario, la del Propietario, la del Funcionario.

  • El Empresario crea, y su tener es el medio para hacer y así poder llegar a ser.
  • El Propietario conserva el patrimonio. Se concentra en la forma más elemental del tener: la adscrición de cosas. Es más propenso al miedo: las cosas externas se pierden fácilmente (los capitales son huidizos). Se preocupa sólo de sacar fruto de lo que tiene.
  • El funcionario desea un puesto vitalicio, aposta por la seguridad, está obsesionado por conservar inalterado lo que tiene, no quiere correr riesgos, es una mentalidad de instalación, nunca recorta los gastos, todo debe estar garantizado. No asume responsabilidades.

Conclusión:
Si un cristiano quiere ser Cristo, y darlo a conocer,..hace cosas, inventa, se mueve, innova, tiene ideas, mueve recursos, los invierte, los pierde, fracasa, corre riesgos, salen las cosas mal,etc,etc. Todo su tener está en función de su hacer: la misión apostólica del cristiano.

También puede enterrar el talento.


Libertad: cuando no hace falta copiar

mayo 26, 2008

(ésta hay que colocarla detrás de la clase de la voluntad) que ser la tercera clase)

Un apunte sobre la libertad.
Intento conseguir que se comprenda que la libertad aparece como fenómeno nuevo detrás de la Inteligencia y de la voluntad, es algo singular, que sólo tienen las personas, nadie podía preveer todo lo que hizo Juan Pablo II, sorprendió a todos, era muy libre, muy innovador.

La metáfora sería::

Unos padres descubren que su hijo tiene talento musical, es decir potencia: ahora diríamos un potencial enorme de crear música. (la voluntad (orexis) es potencial..). Para conseguir que esa potencia llegue a realizar su telos, es decir llegue a la excelencia, o a lo mejor de sí mismo, empiezan con un plan de aprendizaje, teoría y práctica, con ejercicios obligatorios (para adquirir la destreza en los dedos, es decir la técnica), la disciplina está a ese nivel, hay que ir gradualmente, y si al principio el niño se aburre con los primeros ejercicios, a determinado nivel ya se emociona, y empieza a interpretar a Mozart, Bach, etc..y sigue avanzando en inteligencia (conocimiento de la música) y voluntad (ama cada día más la música, la comprende, la bebe con los sentidos, la quiere con decisión, forma parte de su vida, etc..), ese músico empieza a interpretar a Mozar como quiere con total libertad personal que significa: nadie toca como él a Mozart, es un modo único, innovador, creativo, no copia a nadie, no se repite, se distingue, es un modo libre, porque es un modo nuevo de tocar a Mozart, no se podía preveer, ninguna otra persona puede producir eso, no es controlable no es fabricable, es libre..

Evitar la idea reductiva de: no es que sea libre porque si quiere toca el piano y si quiere no lo toca, y claro si no sabe tocar no es libre, otro modo de expresarlo muy típico: si estudias eres libre de estudiar o no, mientras que si no estudias, tienes tal pereza que no eres capaz de estudiar y por tanto no eres libre.

Conclusión: cuando hay abundancia de verum y de bonum.. hay innovación (creación libre porque la causa es de naturaleza personal y el estilo es único es decir libre, propio de esa persona, no hay modo de fabricarlo)